¿Cuántas vidas ha salvado la estadística?

Andrew Thomas sugiere que el método de propensity scores ha salvado miles de vidas porque su uso es muy frecuente en el ámbito médico y en la investigación de salud pública. La anterior afirmación nos lleva a la cuestión de cómo poder medir, estimar o predecir el número de vidas (o QALYs) salvadas mediante el uso de la técnica de propensity scores y después, si esto pudiera ser estimado, tendría sentido estimar el número de vidas salvadas mediante el uso de otras técnicas como mínimos cuadrados, regresión logística, curvas de Kaplan-Meier, etc. Si uno quisiera ser más general preguntaría cuántas vidas ha salvado la utilización de métodos estadísticos en total. Sería más conveniente si restringimos la estimación al campo de la salud pública y medicina. De otra forma, tendríamos dificultades, por ejemplo, al tratar de hacer el ejercicio de estimar cuántas vidas fueron salvadas (o perdidas) mediante investigación militar en la segunda guerra mundial.

De igual manera, sería interesante, y probablemente imposible, responder a la pregunta de cuántas muertes ha causado la utilización de métodos estadísticos. Por ejemplo, el estadístico Alan Wallis, fue contratado por el departamento de Guerra (como era conocido en ese entonces en Estados Unidos) para aplicar métodos estadísticos a los patrones de explosión de bombas y dispersión de metralla, con la intención de incrementar la probabilidad de daño severo (bajas humanas si era el caso) alrededor del objetivo.

Sin embargo, desde una retro perspectiva particular cuando recordamos lo que Jay Kadane decía: “Los estadísticos dejan de fumar antes que los doctores en medicina”, podemos afirmar que realmente hemos salvado muchas vidas. La anterior frase implica que nosotros nos damos cuenta de la relación natural del cáncer de pulmón y el hábito de fumar antes que otros profesionales. Podemos suponer que este hecho ha marcado un verdadero hito en la historia del comercio de los cigarrillos y podría ser el mayor salvavidas estadístico hasta el momento.